Connect with us

Festivales

FIB 2016 | Crónica de una Resurección

Published

on

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Desde hace muchos años veníamos advirtiendo un cartel de lo más flojo en el festival más importante de España, eso sumado a diferentes problemas de organización y de asistencia de público, estuvieron a punto de hacer que el FIB desapareciaera. Pero no, está vivito y coleando, se puede decir que ha resucitado por completo en esta pasada edición y es que a diferencia de pasadas ediciones, el cartel de este 2016 ha sido perfecto.

Os dejamos con la crónica por días de: muzikalia.com

CRÓNICA DEL FIB BENICASSIM 2016: JUEVES

Dice el tópico que los conciertos se ven mejor en salas que en festivales. En la mayoría de las ocasiones, por razones evidentes de acústica y visibilidad, es cierto. Pero también lo es que hay ciertos eventos, como es el FIB, que cuidan al máximo aspectos como el sonido. En cualquier caso, los festivales aportan una experiencia lúdica masiva, que puede atraer y compensar más o menos, y en torno a la cual se ha montado una auténtica industria.

El FIB parece este año decidido a explotar al máximo la vertiente más hedonista del festival, así que ha reorganizado los escenarios para duplicar la zona dedicada a la electrónica festiva (J&B South Beach), recuperando además la mítica carpa para las pinchadas pop, que ayer ya se quedó pequeña con Amable.

Por lo demás, la misma organización siempre milimétrica, y un cartel que destaca en esta edición por su heterogeneidad y capacidad de sorpresa.

Major Lazer

John Grvy

Inaugurábamos el FIB con un madrileño, aunque buen ejemplo de la mezcla spanish­english que supone este festival, con sonidos urbanos y una puesta en escena que recuerda aM.I.A. constantemente (como será la tónica general de este cartel) el madrileño azuzaba al público minoritario que ya tenía ganas de arrancar esta especial edición. Y la respuesta fue buena, su liviano cuerpo y su sencilla electrónica que resaltó especialmente con la versión de los Backstreet Boys mientras incitaba a que el público inundara el festival, como hace unas cuantas ediciones hizo Iggy Pop, y con idéntico resultado, con tremenda reprimenda del personal de seguridad, han hecho que entraran las ganas de adentrarse en la fiesta que no ha hecho más que comenzar. Y es que los que no sabéis qué es el FIB, nunca sabréis cuán especial es, hasta que no vengáis aquí. La cena está servida y John Grvy ha servido de perfecto anfitrión. Alguien dijo que parecía un Quijote negro bien escudad con sus dos dj’s a la espalda, haciendo de Sancho.

Perlita

Perlita

Toca hablar de moderneces, españoles, festivaleros, de buen ver y bien de camisas hawaianas, su electrónica desenfadada y poco estudiada pero suficientemente divertida para que propios y curiosos se acercasen a esta maldita primera hora de la primera jornada del festival. Si fueramos malos diríamos “pues eso, rellenos del FIB” pero como nos gusta ser justos podemos recomendar acercarnos a sus directos una y cien veces porque su propuesta ha resultado de lo más alentador a este lado del asfalto castellonés.

El Guincho, haciendo un rato largo de perreo en el #fib2016

El Guincho

Sorprende que una artista de esta calidad no haya sido programado a unas horas más populares. Sin embargo su pop concienzudo y su compleja electrónica, no apta para todos los públicos, sirve como acicate y la gente reacciona para todo aquel cultureta que se acerca a ver al canario, al universal. Su pop oscuro y de diseño deja casi para el final los grandes temas de su pulpo negro, pero solivianta la espera del arranque del festival. Podríamos decir que es un genio de su estilo, pero es que sigue siendo tan único que cuesta etiquetarlo ¿eso es bueno o es malo? Pues no sabemos decirlo, pero que se disfruta a poco que tengas ganas de pasarlo bien, eso sí que es innegable.

Teleman

Teleman

A los Teleman les tocó defender la cuota más indie de un jueves evidentemente festivo. Y lo hicieron desde una propuesta que no evita el placer ni el baile, pero que destaca por el cuidado de las melodías. Guitarras y sintentizadores entrelazados siempre de manera vistosa, que contrastaban con el semblante permanente serio de su principal protagonista, Thomas Sanders.

Extraperlo

El concierto de Extraperlo hay que comentarlo en relación con el del Guincho. No solo porque compartan sello o Borja Rosal toque en ambos grupos, sino porque el tropicalismo es seña de identidad común. En el caso de Extraperlo, es una excusa para darle una vuelta al concepto clásico de pop, al que no le viene mal el toque caribeño. Sin embargo, la idea se repite hasta la saciedad, y a pesar de los esfuerzos de Borja sobre el escenario, tiende a cansar con demasiada facilidad.

Skepta

Skepta

Por momentos, el concierto de Skepta me recordó al de Oasis en el 2008. El público enloquecido, las primeras filas hirviendo, y la sensación de que el festival empezaba a lo grande.  Con dos Mcs sobre el escenario, el concierto fue un combate de boxeo, lleno de puñetazos demoledores como “That’s Not me” o “Shoutdown”. Quizás por no tumbar tan pronto a nadie, Joseph Junior Adenuga, tras despotricar un rato contras las redes sociales, se fue de forma tan fulminante como había aparecido.

Hinds

Weers

Los horarios oficiales del jueves del FIB tenían un hueco libre que parecía llamar a gritos alguna sorpresa. Sus protagonistas fueron las Hinds, en formato autohomenaje a su primer nombre (Deers), y con única novedad de que Carlotta y Ana intercambiaron sus posiciones habituales sobre el escenario. Bastante contenidas (hoy tocan otra vez), la nota de color la puso parte del público que se tomó el concierto como un partido de fútbol España/Inglaterra, y terminó cantando “Yo soy español, español…”.

Major Lazer

Major Lazer

Desconfíen de los conciertos que desde el principio abusan de fuegos artificiales, confeti y serpentinas. Aunque dudo que a lo que hizo ayer Major Lazer en el FIB, lo podamos llamar concierto. El concepto correcto es el de verbena, con un Dj a ratos distraído, (Jillionaire), dos animadores de resort canario (Diplo y Walshy Fire), y muchas bailarinas. Canciones propias, mashups más o menos forzados, y todo un clásico como “Gasolina”, sirvieron para poner del revés a un público al que pareció darle igual arre que so, mientras siguieran quedando botellas de vino blanco en las barras (el gran triunfador del primer día del festival).

 

Crónicas: Iñaki Espejo-Saavedra y Juanma Caballero.

CRÓNICA DEL FIB BENICASSIM 2016: VIERNES

Primera jornada del festival a todo trapo, y a la espera del advenimiento de Muse hoy, ayer viernes ya se notaba que esta año el festival va a a ser un éxito en cuanto a público. A pesar de que algunos grandes nombres del cartel podían tener cierta discusión (Muse tocó el año pasado en el BBK y Chemical Brothers en el Sónar), el FIB tiene atractivo propio y estas cuestiones no le afectan. Como el año pasado, destaca la creciente presencia de público español, que vuelve a dejarse ver en cifras comparables con el británico. Ayer destacaron especialmente los Chemical Brothers, con un sonido telúrico que se debió oír hasta enValencia, seguidos de cerca por Jaime XX, que reventó de público su escenario, y The Vaccines, un pasito más grandes que otros años.

 

The Zephyr Bones

Comenzamos la jornada dando un interesante paseo por el desierto de Atacama gracias a los chilenos (afincados en Barcelona), The Zephyr Bones, y su propuesta de nueva ola psicodélica.

GaspardRoyan-FIB-2

Como todos los conciertos tempraneros del FIB, aplastados por la canícula, se lo quitaron de encima con bastante dignidad gracias a las guitarras  de “The Black Lips”. Al francésGaspard Royant le tocó abrir el escenario, Las Palmas, en la segunda jornada del FIB, con todo lo que ellos conlleva; el aparente desinterés por el escaso público a horas tan tempranas, escenario deslucido por la luz natural de esas horas y sonido “regulero” al principio de actuación, que afortunadamente se fue arreglando. Lo primero que choca, gratamente, es ver al cantante y guitarrista ya su grupo, con una estética impecable, sobre el escenario, y más para ser un festival, universo en el que se suele sacrificar la estética por lo cómodo. Rápidamente te das cuenta de que estas ante uno de esos artistas con personalidad sobre el escenario. Ya hemos hablado un poco por aquí de su único disco, producido por, Edwin Collins, un compendio de: Soul, Rhythm & Blues, Soul y Pop, de los ponerse todas las canciones de principio a fin. Esa fue el arma del vecino del norte, en su concierto del FIB, la práctica totalidad del disco tocado con estilo y oficio, un tipo muy a tener en cuenta.

 

Cosmen Adelaida
Recuperar la carpa para el escenario más pequeño y eminentemente nacional ha sido un acierto para darle ambiente a las sesiones de Djs, pero también para evitar el solazo que aún azota Benicassim en los conciertos que abren la tarde. Cosmen Adelaida fueron los primeros beneficiados de poder evitar el calor, así que lo aprovecharon para ofrecer un repaso a sus mejores canciones con una contundencia incontestable. Desde “El parque” a “Becerro de oro”, las guitarras de Javi y Nacho  no dejaron de echar humo.

Rat Boy-fib-1

El nuevo escenario, VISA, acogía a una de las nuevas sensaciones de la música británica,Rat Boy, tan irreverente como divertido. Pero no se engañen, detrás de esa apariencia gamberra (que lo es de verdad) e intrascendental, se esconden unas letras que retratan el día a día de la “White trash” británica y unas fuentes y referencias musicales que ya gustaría a muchos. Rat Boy bebe de unas fuentes que a todos nos suenan: Ian Dury, The Clash, Blur y algunas más contemporáneas como, Sleaford Mods.

El caso es que el “angelito” tomó el escenario y no paró de rapear, aullar, cantar y dar botes por todo él, acompañado de una más que solvente banda, a pesar de su juventud. Micros volando, pies de guitarras por el suelo, pipas de escenario con más trabajo de lo habitual, se combinaron con los temas que a veces suenan a Beastie Boys, otras a Sex Pilstols y otras a los desparecidos y también típicamente, “Brithis”, Carter USM. “Turn Round”, “Knock Kock”, “Sportswear” o “Fake ID” fueron de los temas que más coreó y bailó una masa de gente con la piel más que rosada por el Sol. Lo más gamberro de la jornada.

 

Reykjavíkurdætur

La sorpresa de la jornada la pusieron las islandesas,  Reykjavíkurdætur, un grupo de quince raperas en celo que no te crees que pueda existir hasta que saltan al escenario doce mcs en sujetador.

Reykjavíkurdætur

Sobre bases de hip hop algo errático, rapean en islandés y en inglés sueltan proclamas contra los bancos o piden la revolución. Todo coherente hasta que se ponen a bailar como en un club de alterne, y aquello desborda a provocación y roza lo incomprensible. Al final, por supuesto, se quedaron en topless para reivindicar su derecho a vestir como les saliera del toto.

 

Exnovios

Después de la tormenta de carne de Reykjavíkurdætur la sobriedad de Exnovios nos devolvió a la realidad de inmediato. Última sorpresa de la chispeante escena pamplonica, hacen psicodelia canónica cercana a Spaceman 3. No se pierdan su primer disco homónimo porque va a tener mucho recorrido.

 

Hinds

Mientras, las Hinds triunfaban entre españoles e ingleses, en un escenario grande del FIB que no se les hizo extraño. La proyección de estas chicas es ilimitada.

Aries

A continuación, Aries se propuso llenar de electrónica colorista y sonidos hermosos la carpa Radio 3.  Rebosante de luz, y por momentos, incluso bailable, Isa firmó una actuación preciosa.

TheSoftMoon-fib-1

Lluis Vazquez y sus Soft Moon tocaban también en el escenario, VISA, aunque a ellos les tocó presentarse ante a una escasa audiencia y un escenario algo “desangelado” en cuanto a color, siempre propiciado por un elemento clave de los conciertos, el público. Más si tenemos en cuenta el llenazo anterior de, Ratboy. Lo que vuelve a dejar constancia del peso del público británico en el festival. Aun así, los californianos desplegaron todo su arsenal de pop oscuro y post punk, y temas como: “Black”, “Dead Love”, “Machines”, “Tiny Spiders”, o “Crush”, sonaron como un autentico tiro. Solamente en los últimos temas del concierto fue cuando la explanada del escenario Vista, se fue llenando, sin duda, atraídos por el “sonidazo” que las pantallas del mismo desprendían, o mejor dicho; porque en un rato comenzaban, Band of Skulls. Sin duda, Lluis Vazquez tendrá que esperar para que su propuesta cale entre los asiduos del FIB.

Dorian-Fib-1

Los catalanes Dorian se encuentran pletóricos con su gira, “Diez años y un día”, agotando entradas y colgando el carteles de “Sold Out” por toda la península. Era de recibo que estuvieran este año en el FIB, se cumplían diez años de la primera que vez que tocaron en el festival, como se encargó de recordar el propio Marc. Dorian salieron al escenario, Visa, con todas las de ganar, y para ello se vieron ayudados en todo momento de un público fiel que se sabía al “dedillo”, hits imperecederos como: “Los amigos que perdí”, “Verte amanecer”, “El temblor” o, “Corta el aire”. Dorian ofrecieron un set impecable, acortado, y ajustado por los rigores que imprimen los ajustados horarios de los festivales, cuestión que no fue óbice para dejar más que satisfechos a sus fans.

The Vaccines en el FIB 2016

Con The Vaccines y Two Door Cinema Club la prensa británica está tratando de reeditar de manera un tanto artificial aquel enfrentamiento que, por el trono del pop británico, protagonizaron Oasis y Blur. Sin comentarios. En cualquier caso, esta anécdota pone de relieve la importancia que, por incomparecencia de mejores propuestas, van adquiriendo dos grupos muy limitados más allá de los hits. Al menos, ayer The Vaccionesme sorprendieron para bien, porque, aunque siempre les había sobrado actitud, les faltaban canciones. Después de English Graffiti (Columbia, 2015), han ganado fondo de armario, y ayer lo aprovecharon para poner patas arriba el escenario grande del FIB repleto hasta la bandera. Es uno de esos conciertos que en Madrid sería animado, pero que en el FIB con los ingleses enfervorecidos, se convierte en toda una experiencia con “If you Wanna” y “Wrecking Bar”, celebradas como si no hubiera mañana.

IMG_6105

El trío madrileño Juventud Juché se presentaban en el escenario, Radio 3 FIB CLUB, (todo un acierto este año, con la carpa) con una amplia legión de seguidores, obviamente; casi todos españoles, para ser martirizados (en el buen sentido musical de la palabra) con su Punk atípico. Atípico por estar cada vez más repleto de matices sonoros que en otras bandas del género no se suele dar. Si su primer trabajo discográfico, Quemadero (2013), fue una autentica sorpresa y un revulsivo en la escena de los sonidos punks nacionales, con su última entrega, Movimientos, se mantienen en la urgencia y la rapidez del Punk, sin renunciar a la experimentación y a no quedarse estancados. Y así fue el concierto, intensidad pura de principio a fin, que, como los buenos films, mantienen la tensión hasta el final, sin bajar el pistón ni un segundo. Ayudados por Julian Disco las Palmeras, al Korg, teclados y otros ruidos electrónicos y eléctricos, fueron capaces de llevar sus, ya excelentes, temas, a otra dimensión.

BiffyClyro-FIB-2

Biffy Clyro, el trío de descamisados escoceses liderados por, Simon Neil, es otro de esos ejemplos de banda/artista superventas en el Reino Unido, pero que por otras latitudes no tienen tal nivel de predicamento, si bien es cierto, que tras su fichaje por Warner, las cosas están cambiando en ese sentido para ellos. Fans desenfrenados, camisetas con la leyenda: “Biffy Fucking Clyro” y muchas ganas de gritar, era lo que se veía en las primeras filas del escenario, Las Palmas. Sin duda, ver saltar al grupo al escenario, y oír a toda una legión de admiradores rugir al unisonó ya impresiona. Temas como: “Wolves of Winter”, “Friends and Enemies” o “Living is a Problem Because…” hicieron el resto. Poco va quedado ya de aquellos muchachos rabiosos que imitaban a Nirvana, su sonido se ha ido domesticando hasta convertirse en la receta perfecta de “Rock de estadio”, e ideal para grandes eventos como este. Nada que objetar, sobre todo cuando está ejecutado de la manera que lo hacen ellos.

 

Jaime XX

Como ya hemos mencionado,  Jaime XX reventó el escenario Visa, que sonó a todo trapo para una sesión teñida de tropicalismo (parece que se han puesto todos de acuerdo este año). Teniendo un disco reciente de la calidad de In Colour (Young Turks, 2015), no pienso decir más si solo quiso proponer una sesión de Dj.

A los Chemical Brothers solo les falta que les pongan una avenida en Benicassim #fib2016

Los Chemical Brothers son tan parte de la historia del FIB, que el Ayuntamiento deBenicassim debería estar pensando en dedicarles una calle. No sé si es el aire, el agua o el polvo, pero los conciertos de los británicos en el Desierto de Las Palmas son especiales. Ayuda un poco el sonido del escenario grande del festival, que ayer galopó en todo su esplendor y propició una experiencia única. Los Chemical venían con Born in the Echoes (Virgin, 2015), un disco menor que no deslució una actuación solo comparable con una trituradora digital de carne. Si en mitad del concierto se desata el huracán que hace años impidió tocar a Kings Of Leon, nadie se hubiera extrañado y menos movido de un escenario adictivo por aplastamiento.

Textos y fotos: Fernando del Río e Iñaki Espejo-Saavedra.

CRÓNICA DEL FIB BENICASSIM 2016: SÁBADO

Y después de tantos años de crisis, Benicassim resucitó gracias a Muse, ronzando el sold out, una circunstancia inédita desde 2009, y reuniendo a más de 40.000 personas. Por derecho propio, la banda de Devon queda así unida a la historia de un festival que llevaba una temporada pasándolo regular. Alejado de esnobismos, ecléctico, y sobre todo, tremendamente divertido,  el FIB ha vuelto para quedarse. Lo habían matado y enterrado un par de veces, pero Benicassim parece inmortal.

Como no podía ser de otra manera, la jornada del sábado fue protagonizada por Matt Bellamy y los suyos, aunque antes, durante y después hubo mucho más. A pesar del considerable aumento de público, el festival ha funcionado a las mil maravillas, sin colas que destacar en en baños o barras, y escenarios siempre repletos pero sin agobios. Se echaba en falta un día grande de FIB, y ayer lo fue.

Cápsula

Y por fin la música de Bowie sonó en un escenario del FIB, gracias a Cápsula. Después de años y años en los que el rumor más fuerte siempre era la confirmación de David Bowie, al final la muerte del Dios de los indies sesgó de un plumazo las posibilidades de disfrutar del artista en vivo. Pero este año el FIB en un más que merecido homenaje nos ha deleitado con un divertidisimo homenaje de la mano de estos argentinos afincados en Bilbao. Interpretando casi al completo la obra magna del británico, The fall and rise of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, con un cantante que parecía una suerte de Mario Vaquerizo hipervitaminado, han suplido las carencias que a nuestro juicio tienen las versiones, con una presencia escénica simplemente arrolladora. Pose de rock star, divertimento y la medida justa de tomarse en serio. Desde luego el mejor aperitivo de todo el festival. Alucinante la cantidad de público que consiguieron congregar a tan tempranas horas y el festín de camisetas reivindicando al ídolo de la música al que tanto le debemos.

La Femme

Si una máquina del tiempo nos llevara a la movida madrileña imagino que nos encontraríamos con un concierto bastante parecido al que hemos visto hoy de los francesesLa Femme. Una orgía ochentera en todos lo sentidos, bien de tintes baratos, sonidos electro-pop y un festín de fiesta. Con alusiones a las drogas blandas, bien de pogos incitados por el cantante, y el público que se vino arriba para hacer crowd surfing. Desde el país vecino no sólo nos tiran los camiones de tomates, también saben hacernos disfrutar con un sentido bastante latino. Sus temas no pasan de resultones, pero su colorida actuación con muchas ganas de empatizar con el respetable, hacen que nos los tomemos casi más en serio que ellos mismos. Que uno de los teclistas hablara un perfecto español también ayudaba a la comunión colectiva. Seguro que eso le ha gustado a Andrea Levy la política del PP que andaba pululando entre el público junto a Pedro Sánchez (cada uno por su lado), bien entregada a la causa.

Benicassim FIB 2016

Walking on Cars son una banda irlandesa que está empezando a dar que hablar. Su disco,Everything this Way (Virgin. 2016) tuvo gran acogida en el mercado anglosajón. Indie Pop inofensivo y destilado hasta cotas insospechadas, quizás ese sea el secreto de su incipiente éxito. El escenario, Las Palmas, se abarrotó de fans, y fuimos testigos de las pasiones que desata entre el sector femenino su cantante, Patrick Sheehy. Sí es cierto, que temas como: “Hand in Hand”, con el que abrieron, “Always be with you”, o, “Ship Goes Down”, son resultones en directo, pero no pasan de mucho más. Correctos, apostamos a que serán, “El sueño de una noche de verano” y mucho tiene que cambiar para que pasen de eso.

Baywaves-FIB-1

Inesperado llenazo en la escenario/carpa, Radio 3 FIB CLUB, para ver a los madrileños,Baywaves y su, “Himnopop”, tal y como ellos gustan de autodenominarse. Ya hemos hablado por aquí del cuarteto y era una de nuestras apuestas seguras para esta edición del FIB. No nos equivocábamos, su Pop a caballo sobre tintes psicodelicos, tiene toques muy personales que les hace distinguirse de formaciones de su estilo. Parece que por ahí no se escatima a la hora de compararlos con los inevitables, Tame Impala, pero Baywaves van más allá de una mera copia, y así lo demostraron a pesar de los problemas de sonido iniciales.

ThreeTrappedTiggers-FIB-1

Three Trapped Tigers o los “tres tristes tigres”, como se apresuraba a llamarlos, dese la primera fila del escenario, uno de los pocos asistentes, tocaban en el nuevo escenario, J&B South Beach Dance, ante una escasa, aunque entregada, audiencia. Propuesta arriesgada la de los londinenses, pero no por ello poco asequible. Guitarra, batería y teclados y sintes, es la formación de estos bestias, ritmos al borde del infarto, riffs que se mueven entre el caos y la psicodelia, y sintes tejiendo sonidos que se acoplan a la perfección a la base creada por el batería y el guitarra. Comenzar con un trallazo como: “Silent Earthling”, para seguir, sin parar, con, “Cramm”, y luego conectar con la electrónica total (al menos en directo) de, “Noise Trade”, es de grupo valiente. Sin duda, una de las sorpresas del festival, inclasificables e inesperados.

Echo & The Bunnymen

Si la nostalgia es del tamaño de las canciones de Echo & The Bunnymen, que viva la nostalgia. Y eso a pesar de que los de Liverpool ofrecieron una actuación contenida, donde el hieratismo de Ian McCulloch establece cierta distancia con el público. No obstante, podría escuchar “The Killing Moon” en cualquier condición, y seguiría siendo una de las mejores canciones del mundo.

 

TheKills-FIB-1

Tocar a la misma hora que Muse en un festival es ya todo un hándicap, al menos en lo tocante a la cantidad de gente que puede ir a tu concierto. Para Alisson Moshart y Jamie Hince, o lo que es lo mismo; The Kills, eso no supuso mucho problema. Ante una audiencia muy escasa pero muy especializada en la banda, The Kills, atacaron en el escenario Visa, con una puesta en escena simple, pero efectiva.

The Kills

Actitud 100% Rock & Roll, combinando guitarras de ultratumba, de las que se gasta, Jamie Hince, y algún ritmo pregrabado, aunque prime todo lo hecho en directo en el escenario. Y es que es imposible no rendirse con temas como: “Kissy Kissy”, “Hard Habit to Break”, o “Impossible Tracks”, como tampoco es fácil no caer rendido a los pies de, Alisson Moshart; The Kills no son de este planeta. Podría haber sido un concierto perfecto de no haber sido por un problema técnico que dejó sin sonido el escenario a la media hora de actuación. Aunque rápidamente solventado, la banda regresó al escenario, con un Jamie, visiblemente contrariado por lo ocurrido. Aun así, concierto redondo.

Muse

Desde la 7 y 30 de la mañana (el recinto abre sobre las 18), ya había gente haciendo cola en la puerta del FIB para conseguir la primera fila de Muse. Teniendo en cuenta que el año pasado tocaron en el BBK y dos veces en Madrid, tiene mérito que el FIB haya saltado la banca con ellos. Lo intuíamos en la crónica de ayer, Benicassim tiene personalidad y atractivo suficiente como para que a Muse en el FIB sea especial. De nuevo, colaboró el sonido del escenario Las Palmas, más contenido que el día de New Order, pero suficiente para que cada uno de los cuarenta mil espectadores tuviera decibelios de sobra para disfrutar el concierto en todo su esplendor. Y fue un acierto, porque tal y como Museplantearon el concierto, no sobró ni una línea de volumen.

Muse

Comenzando con “Psycho, “Plug in Baby”, “Interlude” e “Hysteria”, los británicos decidieron sacar músculo desde el principio. Rozando los límite de la épica (lo siguiente es pasarse al heavy), continuaron como una apisonadora (“Isolated System”, “The Handler” o “Supermassive Black Hole”), que tuvo que detenerse antes de tiempo por un contratiempo. Después de lanzar el ya tradicional confeti (al que le estoy cogiendo tanta manía como los encargados de la limpieza de las iglesias al arroz de las bodas) en “Mercy”, el viento ha devuelto parte del papel al escenario, lo que ha provocado que el concierto de Disclosurecasi se tuviera que retrasar. Por razones, que desconocemos, Muse decidieron terminar 15 minutos antes del horario previsto, así que tras el baño de papel, y decepcionando a algunos, cerraron con la tradicional “Knights of Cydonia”.

Bloc Party

Mientras una legión de otros fans de Kele Okereke, dejaba la explanada del escenario Visa pequeña viendo a Bloc Party (no muy buena idea dejar este escenario para un grupo con tanto predicamento entre los británicos), Neuman, con una puesta en escena mucho más austera, se hacía fuerte en el escenario, Radio 3 FIB CLUB. Sabíamos que Paco Román, alma páter de la banda, es aficionado a grabar los discos, empleando la práctica totalidad de guitarras que posee, lo que hasta ahora, no conocíamos, era que también las llevaba en directo. Lo cual es un gustazo para la vista, aunque la flycase situada a la espalda del cantante y guitarrista, parezca el “Baúl de la Concha Piquer, en versión guitarrista. Con guitarras o sin ellas, el caso es que el murciano, dio otro de los conciertos destacados de la jornada, con espacio abarrotado de gente cantando sus canciones. En formato trío, fueron ejecutando temas como: “Hell”, “Too Pretty”, o “If”, con un piano contundente y conciso, haciendo las veces de bajo. Lo dicho, Neuman certifican con conciertos como este, el porqué de su ascensión en los últimos años de la banda.

Disclosure-Fib-1

Otro fenómeno puramente “british”, son los que cerraron el escario Las Palmas, Disclosure. Tanto es así, que Guy Lawrence, hermano de la otra mitad de la banda, se permitió el lujo de gastar una broma, acerca de si el número de británicos superaba al de españoles en el recinto. Y no es de extrañar, los primeros lugares estaban ocupados por público británico, además de, por la cuota más joven del festival, de largo. Su Pop bailable, realizado sobre bases de Deep House y electrónica asequible para todos los públicos, fue la guinda final a la jornada del sábado en lo tocante a conciertos, ya que era hora de que comenzaran los Djs. Con Disclosure también se reabría el debate, de si el FIB de este año ha sido más electrónico que otros, o que si el festival ha dado un paso en otra dirección, o que, como vulgarmente se dice; “Que si la abuela fuma”. Porque lo único cierto es que con los hermanos Lawrence, el escenario Las Palmas estaba a reventar a pesar de la hora, por lo tanto, este tipo de música es lo que podría estar demandando el publico objetivo del FIB, hablando en términos puramente comerciales. Independientemente de estas disquisiciones y fijándonos en lo estrictamente musical, lo de Disclosure en directo, no deja de ser algo muy especial para sus fans, los dos multi instrumentistas adecuan y modifican sus éxitos, ya de por sí, bailables y comerciales, a cada momento de su actuación. Independientemente de las filias o fobias que puedan despertar, puesta en escena impactante y un sonido increíble, en gran parte, por el buen trabajo de los técnicos, claro.

Textos: Juanma Caballero, Fernando del Río e Iñaki Espejo-Saavedra. Fotos: Fernando del Río e Iñaki Espejo-Saavedra.

CRÓNICA DEL FIB BENICASSIM 2016: DOMINGO

Reivindicativo cierre del mejor FIB en muchos años con Kendrick Lamar y Massive Attack como protagonistas de una jornada al nivel del resto de días del festival. Escribiremos, porque lo merece, un especial sobre el tema, pero Benicassim  ha superado sus propias expectativas reuniendo a casi 170.000 personas durante todo el fin de semana, una media de 42.000 espectadores al día, cifras que superan las del BBK Live y se acercan a las delPrimavera Sound. Y sin Radiohead, Arcade Fire, Pixies, New Order o Neil Young. El año titulamos el artículo sobre el balance del festival, “FIB 2015: Punto de Inflexión”, destacando que una de las claves del nuevo éxito del FIB era haber equilibrado las proporciones entre público nacional e internacional, apostando sin tapujos por bandas españolas. La otra ya la hemos repetido hasta la saciedad, es el festival más divertido del mundo. Los conciertos suenan, se ven (sin zonas VIP de por medio), y se viven de otra manera, y a partir de cierta hora, siempre hay dos o tres opciones de cerrar la noche bailando. Aunque este año, mejor no hablamos de las pinchadas de pop, porque prácticamente no ha habido más que electrónica (solo se salvan Julio Ródenas y el inmortal, como el FIB, Amable).

Benicassim FIB 2016

En cuanto a los conciertos del domingo, tradicionalmente el último día del festival siempre ha sido la gran jornada musical. Muchos de los grandes nombres y los wannabe se suceden en este último día de clausura. Y este año tampoco parece ser una excepción. Kid Simius, o lo que es lo mismo José Antonio García Soler, granadino afincado en Berlín, ha puesto patas arriba el público que ha tenido el acierto de acercarse a su concierto. Tenía que competir con los descarados y divertidos Fidlar, que han congregado casi a la mayoría de los asistentes en otro escenario, pero los curiosos que pasaban por el escenario South Beach se han quedado para retozar y divertirse de lo lindo con los ritmos electrónicos, desenfadados y bien arreglados del granadino. Cuando la diversión es tanto o mayor en escena que entre el público, podemos hablar de comunión. Las sonrisas que desplegábamos todos corroboraban que el concierto de Kid Simius ha sido uno de los platos fuertes del festival. Una pena que las cabezas pensantes de la programación no hayan tenido el acierto de programarle a horas más golfas, porque la fiesta que han desatado en nada, pero en nada, desmerece lo que otros grandes como Chemical Brothers han conseguido alcanzar. Su hit “Hola Chica!” que desde aquí siempre hemos considerado que debería ser el himno de esta edición del FIB ha desatado la euforia y ha sido el empujón perfecto para arrancar la última jornada, esa en la que luchamos todos contra los cuerpecitos de jota que algunos arrastramos. Sin duda, por méritos propios este chaval, y su orondo y simpático compañero, se han ganado un buen puesto en el cartel. Esperemos verle en otra edición un poquito más tarde, el viernes o el sábado para que tenga la posibilidad de darse a conocer aún más. Porque el tipo se lo merece.

Fidlar

Tremendos Fidlar en el escenario grande del FIB. Pura adrenalina punk que provocó un pogo continuo durante todo el concierto. Juventud, sudor y empujones bajo la dictadura guitarrera de los californianos. Ni aun siendo del mismo centro de Bilbao me ocurrió probar el circle pit que se organizó desde la segunda canción.

Doble Pletina

En las antípodas de Fidlar, Doble Pletina proponían desde el escenario Radio 3 pop preciosista lastrado de ciertos problemas de sonido. Siempre alabamos la precisión con la que se produce todo el FIB, así que no podemos evitar quejarnos del sonido de los conciertos de la carpa, que ha deslucido actuaciones tan brillantes como la de Aries. De todas formas, ni el peor sonido del mundo podría estropear un concierto que termine con “Música para cerrar las discotecas” y una contenida “Electrobolero”.

Jess Glynne

El FIB es un festival clásico, en mucho sentidos, y como tal manda la tradición. Hay que programar a un viejuno, hay que programar nueva hornada, the next best thing y como mandan los cánones de este festival también hay que programar a la típica diva pop que haga las delicias de los menos guitarreros. Este año el lugar que en otras ediciones ocupó Ellie Goulding o Lily Allen lo ha ocupado Jess Glynne, que si bien se merece mis más sinceros respeto como música, cierto es que su disciplina musical y su contenido espectáculo no ha dejado muchas cosas reseñables, más allá de ese atuendo tan DIY y ese telón de fondo plateado. Entre el público, alborotadísimo,y repleto de niños, mamás inglesas y un buen nutrido grupo de gays enarbolando la bandera arco-iris en cada canción. Su académido espectáculo ha aportado color, pero no mucha emoción a una jornada festivalera tan grandiosa. En la sala de prensa en la que nos encontramos nos han facilitado el setlist del concierto en el que nos han escrito hasta los minutos de discurso que tenía planeado hablar entre canción y canción. Pues eso, espectáculo de corta y pega, gracioso, colorista y desechable. Y eso que han caído todos los temazos que el respetable esperaba desde “Gave Me Something”, hasta un “Hold My Hand” en perfecta sinfonía con sus coristas. Pues eso, que mucho éxito, pero no lo hemos terminado de entender. Todo muy random.

The MaccabeesPara random el concierto de The Maccabes, un sonido bastante pulcro no es suficiente para ocupar un lugar tan privilegiado en este fantástico cartel. Pinchan un poco al intentar plasmar en directo los temas de sus discos. Con esto no queremos decir que su concierto haya sido malo, ni mucho menos, pero la absoluta indiferencia que muchos de los miembros de la banda aparentemente parece tener con respecto a los otros, como si cada uno actuara en solitario, lastra un poco, bastante, el sentido del espectáculo. Han tenido algunos momentos álgidos, pero al final la sensación de que este no será uno de los conciertos reseñables del festival ha durado casi hasta su fin. Así que tendremos que esperar a que Kendrick Lamar continúe la brecha explosiva que ha abierto Kid Simius. Mac Demarco

El canadiense Mac DeMarco, se presentaba en el escenario, Visa, con su “Soft Pop”o “Jizz Jazz”, como él mismo se autodenomina, y terminó por congregar a buena parte de los asistentes a la cuarta jornada del FIB. En formato de cuarteto, acompañado por su inseparable, Pierce McGarry, al bajo y su inconfundible “Dress Code”, en forma de vestido femenino. Ya lo hemos comentado, esas canciones que se gasta el canadiense, son en apariencia, Pop inofensivo, pero tienen ese algo inexplicable, que te atrapa y te hace, como mínimo, quedarte ahí enfrente del escenario, moviendo el pie, para los más sosos, y bailando, para la gente normal. Mención especial a la, cuanto menos chocante, forma de desplegar esas canciones tan dulces, de esa manera y desparpajo tan punk. “Salad Days”, “No Other”, “Another One”, “My Kind of Woman”, fueron solo un ejemplo de la colección de orfebrería Pop que se gasta, Mac DeMarco en vivo, un artista de los que parece que no, pero sí, y mucho. YoungFathers-Fib-2

Mientras tanto, en el escenario, South Beach, los escoceses, Young Fathers, rompían a base de graves sacados del averno, los tímpanos de los atrevidos que se atrevieron a pasar por allí. La en principio, exagerada etiqueta, de “renovadores del Hip Hop”, que la prensa británica se ha apresuró a colocar a la banda, cobra tintes de realidad cuando te enfrentas a ellos delante del escenario. Una base rítmica contundente, tocada en directo, junto a sonidos pregrabados, sintes, también en directo, voces impecables, y esa curiosa mezcla de Rap, Jungle, y otras referencias musicales difíciles de averiguar, hicieron de su concierto, de los más sorprendentes del escenario, South Beach. “Queen is Dead”, “Feasting”, “War”, o “Get Up”, sonaron mucho más oscuras y salvajes que en las grabaciones. Apúntenselos.

Hooton Tennis Club

Si el Primavera tuvo su momento Pavement con Car Seat Headrest, en el FIB pudimos ver a Hooton Tennis Club reivindicar la herencia de la banda de Stockton. Siendo ingleses, combinan el ruido con melodías de onda Pastels. Perfectos para el próximo Madrid Popfest.

 

1975

Seguro que hay varias formas de ver a los británicos, The 1975, pero ninguna debe ser de manera muy crítica, porque entonces estaríamos hablando de una pérdida de tiempo, o de un rato tirado al retrete. Y es que está claro que el primer álbum, de titulo homónimo, de los chicos de, Matty Healy, fue sorprendente, pero la segunda entrega, no deja de ser un ladrillo de multitud de estilos que a ratos no hay por donde cogerlo. Quizás sea la duración del disco, exagerada y con canciones a todas luces, sobrantes. Pues lo mismo pasa con su directo, la primera toma de contacto es efectiva, con un escenario bien diseñado y muy acorde con su estilo de ascendencia “ochentera”, y con un frontman estiloso e histrión a ratos. Comenzar con, “Love Me”, ese homenaje (o plagio) a los INX, es garantía para captar la atención de los fans y de esa parte del cerebro que quiere diversión. Pero a medida que pasa el concierto es inevitable debatirse entre bailar y dejarse llevar o irse para no volver jamás. Lo que está claro es que, The 1975 triunfaron en el FIB, y que son la muestra clara de por dónde van los tiros y por donde irá los próximos años el Pop británico.

Chucho-Fib-2

Mientras The 1975, desplegaban sus fuegos de artificio en forma de pop edulcorado, una propuesta radicalmente opuesta acontecía en la carpa escenario de Radio 3. Se trataba deFernando Alfaro, uno de los personajes claves de la historia de la música Pop de este país, que acaba de editar un nuevo disco, con una de las bandas de su vida, Chucho. El disco en cuestión, Los Años Luz (M Records) es uno de los mejores regresos que uno pueda recordar, rotundo e incontestable, como la práctica totalidad de la carrera de Alfaro. El setlist se basó en la práctica totalidad del nuevo álbum, entre las que destacaron: “Flores sobre el estiércol” y “Oso bipolar”, mezcladas hábilmente con clásicos de la banda, felizmente celebrados entre la escasa concurrencia (a Chucho le tocó bregar con eso de tocar el ultimo día de festival) como: “La mente del monstruo”, o “Revolución”. Una pena que en ocasiones se oyeran los otros escenarios casi al mismo volumen que lo que estaba aconteciendo en este. Es la historia de la vida de Chucho, caminar cuesta arriba y con el viento de cara, y salir airosos en el intento. Grandes.    Kendrick LamarKendrick Lamar, no muy habitual en España, era el gran atractivo del festival. Hip hop rebosante de talento y particularidades, como la de tocar con banda y sin DJ, la propuesta del rapero de Compton huye de las caricaturas tradicionales del género para centrarse en las canciones. Incorpora elementos de jazz o funk, lo que dota a su música de un espectro de color amplio y profundo. Tampoco rehuye la crítica, como demostró abriendo el concierto con la leyenda “How much a dollar cost?” impresa en las pantallas del escenario, pero sus letras no destilan la rabia de otros raperos. Si el jueves Skepta fue tensión, músculo y metralla, Lamar prefirió la elegancia y la contención, aunque quizás se quedó corto de intensidad. Massive Attack

El magnetismo oscuro de Massive Attack fue el perfecto colofón de los conciertos del FIB. Inéditos en el festival desde 1999, tanto ellos como el FIB han cambiado mucho desde el siglo pasado. Desde el Mezzanine (Virgin, 1998), Massive Attack se ha dejado ver poco (dos discos en 12 años), y cuando lo han hecho, se han centrado en la experimentación y la militancia política (a favor de las libertades y en contra de la xenofobia), colaborando con bandas más jóvenes como Young Fathers, de los que ya hemos hablado en esta crónica, y que participaron en cuatro canciones del concierto. Por ello, el comienzo del concierto fue tan atractivo como denso. Enmarcados en una pantalla donde se iban leyendo mensajes de tinte social relacionados con la actualidad (Turquía o el Brexit), el show fue un continuo crescendo en el que los bajos parecían cobrar vida propia en mitad de la oscuridad. “Inertia” despertó de cierto letargo al público que agradeció un emocionante final dedicado al Blue Lines (Virgin, 1991),  “Safe From Harm” y “Unfinished Sympathy” (interpretadas por Deborah Miller.)

Textos: Juanma Caballero, Fernando del Río e Iñaki Espejo-Saavedra. Fotos: Fernando del Río e Iñaki Espejo-Saavedra.

 

 

FIB 2016 | Crónica de una Resurección
¿Qué te ha parecido?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Festivales

Extremúsika 2018 vende 2.700 abonos en 15 días

Published

on

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Que había ganas de que el festival Extremúsika volviera, no había dudas; pero además el regreso será por todo lo alto con más de 55 grupos ya confirmados.

Además la organización del Extremúsika ha anunciado que han vendido 2.700 abonos en tan sólo 15 días y además muy pronto habrá confirmaciones de calado Internacional, por lo que la expectación es máxima.

Extremúsika 2018 se celebrará los días 12, 13 y 14 de Abril de este 2018 en Cáceres y será su regreso tras 10 años privados de uno de los mejores festivales nacionales y lo hará con 3 escenarios, zona de acampada y de ocio.

Extremúsika 2018 vende 2.700 abonos en 15 días
5 100% 2 votes

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Festivales

Mad Cool 2018 ¡Sold Out!

Published

on

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Todos los abonos vendidos. Mad Cool hace historia y vende todos sus abonos para los 3 días a seis meses de su celebración y con nombres por anunciar.

Es más, aún quedan los dos cabezas de cartel del la jornada del viernes por anunciar y en la que todas las quinielas apuntan al menos al grupo Artic Monkeys como una de las incógnitas.

Pearl JamDepeche ModeQueens Of The Stone AgeTame ImpalaNine Inch Nails o Massive Attack y muchos más se darán cita en el nuevo Espacio Mad Cool en el IFEMA de Madrid los próximos 12, 13 y 14 de julio.

Si eres rápido y puedes permitirtelo, todavía quedan entradas y abonos VIPS, pero tras el anuncio de Sold Out, van a volar.

 

Mad Cool 2018 ¡Sold Out!
4.8 95% 4 votes

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Continue Reading

Trending Ahora