Connect with us

Festivales

El espíritu libre de Depeche Mode brilla en el BBK Live 2017

Published

on

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Bilbao BBK Live abrió ayer sus puertas pese a la amenaza de lluvias en Kobetamendi, que al final no llegaron al festival bilbaíno.

Entre las grandes actuaciones de la primera jornada, Justice y Depeche Mode hicieron vibrar a todos los asistentes que se calculan en unos 40.000. Os ofrecemos la crónica realizada por MUZIKALIA del primer día del Bilbao BBK Live 2017:

Este año, el protagonista del órdago ha sido el recién nacido MadCool, que con Madrid como ubicación y Live Nation como principales poderes, ha ocupado el fin de semana habitual del BBK Live (y del Cruïlla). Foo Fighters, Green Day, Kings of Leon, o Wilco, todos ellos con pasado o ADN bilbaíno, han sido su principal apuesta. Como diría Miqui Puig, casualidades, al menos, temporales, porque el año que viene el Madcool se mueve a las fechas del FIB. Pero eso ya es otra historia, porque ambos festivales comparten presencia de Live Nation, así que es de suponer que la coincidencia será una estrategia pactada.

En cualquier caso, por lo visto tras su primera jornada el BBK Live va a pasar esta prueba con nota, y además, sin lluvia, ya que al parecer, el agua es fan de David Grohl. Aunque aún no se han publicado cifras oficiales, ayer el recinto rozó el lleno total con Depeche Mode, en una noche donde también brillaron Austra y The Avalanches.

Este año, y después de dos años de pruebas en el BIME, el festival utiliza de forma exclusiva el pago electrónico, y, sorpresa, por primera vez en un festival de referencia y tras los sonoros fracasos de Primavera Sound y MadCool, el sistema funciona. También es destacable que todos los vasos son reutilizables, lo que mejorará la huella ecológica del evento y ha cambiado drásticamente el aspecto del recinto. Por fin se ve la hierba del suelo, antes siempre tupida de plástico.

Hablando ya de música, llegamos al recinto, blindado por la policía, con el tiempo justo de ver a Cage the Elephant terminar una actuación ultravitaminada a ritmo de garage. Matt Shultz, desatado, y aclamadísimo por un público eminentemente joven, presentó currículum para la liga en la juegan Twoo Door Cinema Club y demás favoritos de la masa.

La organización acertó de pleno al situar a Austra en la carpa. Su propuesta de techno feminista y comprometido, quizás era la más arriesgada del festival. Así que mucho mejor el escenario más delicado posible para disfrutar del intimismo y la elegancia de “I’m a Monster” o “Gaia”. “Future Politics” y “Utopia”, industriales y bailables, sonaron como dos truenos dirigidos a los pies y a la conciencia del público. Si Bjork y PJ Harvey tuvieran una hija juntas, se llamaría Katie Stelmanis.

The 1975 hicieron un show dirigido en exclusiva a sus fans. Son un grupo musicalmente bastante ambiguo y en Bilbao, se decantaron por su perfil más cercano a las boy bands. Con un Matthew Healy tremendamente afectado, el concierto fue el delirio para sus seguidores, y un ladrillo para todos los demás.

De las dos docenas de grupos míticos de los ochenta y los noventa (por influencia, repercusión y nivel artístico), que siguen activos en la actualidad, la mayoría vive de su pasado sin pudor. Unos pocos aún se atreven a seguir componiendo, pero los resultados suelen ser desiguales. Depeche Mode es uno de estos pocos grupos institucionales que puede presumir de actividad creativa, desigual, pero constante. Por eso es comprensible que sus giras (aunque la fecha la asuma un festival como el BBK), las protagonice su último trabajo (Spirit, Columbia/Mute, 2017). Para quien ha ido a ver casi exclusivamente a Dave Gahan y compañía, es una oportunidad para ver que sus ídolos siguen en forma, y que canciones como “Going backwards” (que abrió el concierto tras una intro con el “Revolution” de los Beatles), “Where’s de Revolution” o “Cover Me”, se defienden con dignidad. Para el resto, un tedio creciente hasta que empiezan a sonar estribillos coreables, extraídos sobre todo del Songs of Faith and Devotion (1983, Mute), o el Violator (1990, Mute).

Depeche Mode, Bilbao BBK Live 2017

Así, cuando el concierto pasaba ya su ecuador alternando novedades y antiguos pasajes oscuros como “Everything Counts” y “Stripped”, se hizo la luz con “Enjoy the Silence”, y el desinterés general que empezaba a predominar, se tornó en celebración. Martin Gore con “Home” abrió el bis, que pronto se convirtió en una fiesta masiva con “Walking on my shoes”, “I Feel You” y “Personal Jesus”. Para llegar al cielo, o el infierno, siempre es mejor tener paciencia.

The Avalanches, Bilbao BBK Live 2017

De nuevo en la carpa, The Avalanches hicieron honor a su nombre ofreciendo un huracán a ritmo de rap y hip hop. Pletóricos de energía y actitud, los australianos sacaron petróleo de unas canciones que a veces pueden resultar complicadas. Damon Albarn debería ir a verles y coger un buen montón de apuntes para la próxima gira de Gorillaz.

Como final de la noche, Justice, la marca blanca de Daft Punk, que sobrelleva su decadencia golpe de bombo y elegancia.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Trending Ahora